miércoles, 22 de febrero de 2012

Percy Alvarado Godoy, voz de la calumnia y servidor de la represión

Percy Alvarado Godoy, voz de la calumnia y servidor de la represión


LA HABANA, Cuba, febrero, www.cubanet.org -En una reciente entrevista realizada por el programa independiente Estado de SAT a la líder de las Damas de Blanco Berta Soler, y al ex preso de conciencia José Daniel Ferrer García, este último expresaba que la  lucha por los derechos humanos y las libertades cívicas implica duros sacrificios para los que asumen esa misión. Un precio que significa renunciar a la tranquilidad personal y familiar.
Persecuciones arrestos, vigilancia, marginación social, pérdida del trabajo y la cárcel como posibilidad son los principales infortunios, pero no los únicos, en el espinoso camino de la disidencia. Las calumnias y las campañas difamatorias también se incluyen en la factura de quienes se atreven a cruzar la frontera del miedo establecido.
La difamación es un arma vieja que con más o menos éxito suelen emplear las dictaduras contra sus opositores. Unas veces su efecto destructor llega bajo el aspecto de crítica hecha por detractores gratuitos o pagados. El abanico de las motivaciones va desde la rivalidad, la envidia, el chantaje o al compromiso del crítico con el que aprovecha su trabajo. Suele ocurrir que detrás de la defensa a la libertad de expresar el criterio se esconden lazos y nexos estrechos entre sistema y difamadores. En cualquier caso se termina haciendo el favor a la maquinaria represiva a la que sirven estos críticos a conciencia o por razones ocultas.
El golpe difamatorio va dirigido en dos direcciones. Contra el activista al que se pretende anular y para causar el desconcierto y la duda entre los que le apoyan o simplemente observan con atención su trayectoria de lucha. Desmoralizar y restar crédito son las primeras intenciones del acto calumniador.
José Daniel, como tantos de sus compañeros, se ha convertido en foco de la ofensiva. Los disparos llegan de todos los ángulos posibles. Desde los que se enmascaran con el ejercicio de una libertad de expresión hecha de manera irresponsable y en la voz de los que tienen patente de corzo para hacer el ataque abierto. De estos últimos destaca el articulo de un oficioso a quien parece se le asignó la tarea destructiva contra el expreso político. Se trata de Percy Francisco Alvarado Godoy, un ciudadano guatemalteco vinculado al gobierno cubano desde 1960.
Colaborador secreto de los órganos de la Seguridad del Estado durante 22 años, Godoy se infiltró en la Fundación Cubano Americana bajo el seudónimo Fraile. La experiencia del operativo le inspiró la faceta de escritor con el único volumen que aparece en su ficha literaria bajo el título Confesiones de Fraile. Actualmente Godoy se identifica como especialista en comercio internacional y es miembro del Comité de Solidaridad de Latinoamericanos residentes en Cuba hacia los cinco cubanos presos en EE.UU. acusados de espionaje. Su quehacer literario aparece volcado en un sin fin de artículos dirigidos mayoritariamente contra la disidencia cubana y los activistas de la sociedad civil en la Isla.
El más reciente de estos escritos apareció publicado en la página Rebelión con el título “José Daniel Ferrer, el artífice de la muerte de Wilmar Villar.” El artículo concentra una mezcla de falsedades, tergiversaciones e informaciones torcidas relacionadas con el caso del opositor Wilmar Villar Mendoza, pero con un objetivo que va más allá de justificar dicha muerte.  Los testimonios utilizados por Godoy tienen como fuente el Granma y los autos de fe de los juicios sumarios que se hicieron sin garantías en la primavera del 2003.
De Ferrer dice Godoy en su escrito. “…tiene una larga hoja de servicios a favor de los enemigos de Cuba, desde 1997, que conllevaron a su detención el 18 de marzo de 2003…. De pésima conducta social y sin vínculo laboral durante más de 24 años, se ha caracterizado por ser sumamente agresivo, maltratador de mujeres, patrón similar al del difunto Wilmar, aunque en este caso sus agresiones han recaído sobre su madre. Presenta, según estudios de su personalidad, un bajo coeficiente intelectual, ambicioso y ególatra. No (sic) en varias ocasiones ha comentado que “será un ministro cuando se caiga esto”.
Un conjunto de mentiras que buscan desacreditar a un ciudadano que reclama derechos que son inherentes al ser humano en cualquier latitud y condición. La semblanza que nos ofrece Godoy sobre Ferrer, a quien seguro jamás en su vida ha visto y mucho menos conversado con él, viene de un sitio del que indudablemente el autor continúa formando parte en cuerpo y alma.
Conocí a José Daniel en los días del Proyecto Varela cuando el joven santiaguero llevaba la tarea de coordinar la recogida de firmas en las provincias orientales del país. Ya antes había escuchado de él.  Fue procesado efectivamente en abril del 2003 junto a 74 luchadores pacíficos por la democracia. Acusado de actuar contra la independencia y la integridad del Estado (entiéndase como tal el poder omnímodo del Partido Comunista) recibió condena de  26 años de privación de libertad de una petición fiscal de cadena perpetua que en un momento pretendió la pena máxima para el acusado. Más que un firmante, Ferrer fue ferviente promotor de un proyecto ciudadano amparado por la Constitución vigente en el país para pedir un referendo sobre aperturas económicas, sociales y políticas. Más de 20 mil cubanos avalaron con su firma dicha petición ante la sede del Parlamento cubano cumpliendo todo lo establecido por la ley. Fue el propio gobierno el que violó su Constitución al negar la legalidad de ese proceso. Desde ese día si alguien debe ser acusado de inconstitucional y atentatorio contra la integridad nacional es el propio Fidel Castro y su gobierno. Claro que Godoy no será quien lo haga.
En la lista de prisiones por las que pasó Ferrer el señor Godoy olvidó poner la mitad. Faltó en el listado la de Kilo 5 y medio en Pinar del Rio, situada en el extremo occidental de Cuba casi a 1200 km del lugar de residencia del preso. Un castigo adicional contra su madre y esposa quienes tenían que trasladarse a tan lejano lugar para las ocasionales visitas, no pocas veces suspendidas ya cuando ellas llegaban.
En cuanto a las supuestas aspiraciones ministeriales de Ferrer ellas no deben suponer un deseo malsano si de servicio se trata. No al estilo de Fidel Castro de quien no pocos testimonios afirman su fijación por el puesto presidencial, anhelo que cumpliera finalmente para hacerlo a título de perpetuidad pisoteando los derechos y libertades de la gente. Es esa ambición la que debe preocupar y no la de un liderazgo político expresado con sentido común.
Escuchando a José Daniel en Estado de SAT me siento orgulloso de este compañero de lucha de quien me congratulo si me considera amigo. Sus palabras confirman que sigue siendo el mismo hombre que conocí. “Mi vocación es oponerme a todo lo que sea injusto. Justicia tota para todos.” Es la obsesión que anima a José Daniel en una lucha que algunos califican de quijotada. José Daniel asume el reto con fe consciente de que nada será definitivo con la llegada de democracia y la libertad pues siempre habrá motivos para seguir luchando.
La llegada a la meta exige pisada firme pero cauta. Ferrer lo sabe. Ayer fue la prisión. Hoy son las calumnias y mentiras. Mañana pueden ser otras trampas, cual de ellas menos mortal. Los sicarios tienen muchos recursos contra personas que solo cuentan con su palabra y verdad. Es grato saber que José Daniel tiene mucho ánimo para seguir caminando pero que no pierda de  vista ni menosprecie las espinas puestas a su paso ni a los que las ponen.

Fuente:  http://www.cubanet.org/opiniones/percy-alvarado-godoy-voz-de-la-calumnia-y-servidor-de-la-represion/

0 comentarios:

Publicar un comentario